Categorías
videojuegos

Reseña: Gris, el juego más bonito al que he jugado jamás

Gris es un juego muy corto pero muy intenso, es un viaje por los sentimientos a través de los sentidos.

Gris es un juego de puzles y plataformas en 2D estrenado en 2018 y es, sin ninguna duda, el juego más bonito al que he jugado jamás.

Es un juego muy corto pero muy intenso. Es un viaje por los sentimientos a través de los sentidos. Y sin usar siquiera las palabras, es capaz de transmitirme mucho más de lo que ha conseguido ningún otro videojuego en mi vida.

Es por ello que es posible que alguna de las capturas o de mis interpretaciones que aparecerán en este post se pueden considerar «microspoilers». Así que si sigues leyendo, hazlo bajo tu responsabilidad.

  • Si prefieres vivir esta experiencia tan única y mágica de cero, te animo a hacerte con el juego (disponible en PC y en Switch) y vivirlo sin «contaminarte» de mis interpretaciones.
  • Aun así, me he esforzado en no hacer spoilers importantes, así que si no te importa ver cuatro capturas y leer mis ideas al respecto, estás invitadísime a seguir por aquí. Espero que lo disfrutes.

Portada de Gris.

Gris es el primer juego de Nómada Studio, un pequeño estudio de videojuegos catalán formado por apenas cinco personas: Roger Mendoza y Adrián Cuevas, los programadores; Conrad Roset, director creativo y artista; y Alba Filella y Adriana Cervelló, las artistas. Además, la banda sonora es obra del grupo, también catalán, Berlinist Band.

Blanco: el inicio

Primera aparición de Gris, la protagonista de esta historia.

Gris es la protagonista de esta historia. Una historia muda sobre el dolor, el sufrimiento y la superación.

Después de un evento traumático, Gris se sume en una dolorosa depresión. Nada más empezar, el mundo que observamos a nuestro alrededor es absolutamente apático: carece de color, de música, de sonido y de vida. Todo cuanto hay a nuestro alrededor está roto, como la propia protagonista.

En este primer instante, Gris apenas es capaz de levantarse, de caminar un poco con pesadez y de volver a caer rendida bajo el dolor que pesa sobre sus hombros.

Rojo: recuperación de los sentimientos

Primera aparición del color.

Poco a poco iremos avanzando y recuperando fuerzas. Gris pronto podrá correr, saltar y, por fin, sentir… Y así es cómo aparece el primer color.

A medida que avancemos en el juego iremos descubriendo las diferentes habilidades de Gris para ir avanzando en su camino hacia la recuperación: saltar bien lejos o caer muy fuerte, por ejemplo.

Verde: los puzles y las plataformas

Nos adentramos en el bosque.

Gris no es el juego revelación de la década por sus mecánicas exclusivas y originales ni su gran dificultad. Al contrario: es un juego de plataformas básicas en dos dimensiones en el que puedes saltar y poco más (salto grande, salto hacia arriba, salto largo,…).

Pero parte de su gracia radica en los puzles. Deberemos ser capaces de encontrar las estrellas escondidas para unirlas en constelaciones que nos ayudarán a alcanzar lugares inaccesibles.

A medida que recuperemos colores, sentimientos y habilidades, podremos regresar a revisitar los lugares anteriores. Ahora lo veremos todo con unos nuevos ojos y podremos alcanzar sitios que antes nos parecían imposibles.

Azul: el arte y la música

Encontramos agua por primera vez.

Y, aunque las plataformas y las mecánicas no sean nada del otro mundo y los puzles no parezcan los rompecabezas más complicados del mundo, la belleza de este juego radica en el otro lado: el arte.

El arte de Conrad Roset es increíblemente sensible y bello. Parece que vivamos dentro de una acuarela danzante sobre el lienzo de la vida. Y es justo eso lo que lo hace mágico.

Pero no todo el mérito es de Roset, pues la banda sonora juega un papel clave en la ambientación tan única de esta historia. La música acompaña en todo momento de forma sublime a cada sentimiento que vamos descubriendo.

Al principio, cuando vivimos en la pura apatía, la música es casi inexistente. Pero a medida que vamos avanzando, la música y los efectos sonoros acompañan con sutileza a Gris en su camino de la recuperación, hasta que los sentimientos la desbordan y, de igual manera, lo hace la música.

Es increíble. Es mágico. Es espectacular, sublime, sensible. Es una obra de arte.

Disclaimer: en el siguiente apartado analizaré la historia desde mi interpretación personal. En resumen, que van a haber spoilers mayores. Si no has jugado a Gris aún, te recomiendo salir de aquí ahora que puedes.

Amarillo: la historia

Encontramos la luz.

Gris habla de las fases del duelo. Gris, la protagonista, parece haber perdido a alguien muy importante recientemente (¿su madre, tal vez?, o incluso podría haberse perdido a sí misma). Y poco a poco iremos pasando por las diferentes etapas:

Negación (gris)

El primer sentimiento cuando perdemos a alguien es la negación, pues nos abruma la idea, nos carcome la ansiedad y nos negamos a creer que dicha persona ha fallecido.

Por ello, cuando empezamos el juego aparecemos en un mundo tan apático, tan vacío, tan blanco y tan silencioso.

Ira (rojo)

La ira se puede manifestar de mil formas diferentes: rabia, enfado, irritabilidad, hostilidad… No solo hacia el exterior, sino hacia nosotros mismos. La ira se apodera de nosotros hasta destrozarnos.

En esta etapa, Gris deberá luchar contra las fuertes ráfagas de viento que la querrán devolver a su estado de apatía. Pero ella deberá ser fuerte, hacerle frente y avanzar, poco a poco y con mucho esfuerzo, hacia el futuro.

Negociación (verde)

La negociación aparece cuando empezamos a aceptar que deberemos continuar con nuestra vida.

Esta etapa nos regresa a la calma. Visitaremos un bosque cuyos árboles son cambiantes, fluidos, y cuyos animalillos nos acomparán en nuestro trayecto. Es una etapa un poco más dulce y menos dolorosa que la anterior.

Depresión (azul)

La depresión llega cuando la ansiedad inicial ha menguado y ahora somos conscientes de lo que ha sucedido: nunca más recuperaremos a ese ser querido que hemos perdido.

Gris deberá sumergirse (literalmente) hasta las profundidades para encontrarse a sí misma y recuperar la luz en su interior.

Aceptación (amarillo)

La aceptación es la última etapa del duelo: no hemos ignorado la pérdida, sigue ahí, pero ahora podemos reconstruir nuestra vida en esta nueva realidad.

Gris encontrará la luz que habita en su interior. Esta etapa está llena de color: las plantas son verdes y rojas, el agua que fluye es azul y el mundo se ilumina con el amarillo de su fuerza, su alegría y su valor.

El mundo ha vuelto a encontrar su color y Gris ha recuperado sus sentimientos. Vuelve a ser una chica completa, ya no está rota.

Gris es un juego profundo, es un viaje, es una amalgama de sentimientos y emociones que nos transportarán por el mundo interior de esta chica rota. Pero es mucho más: no es solo un juego o una historia, es una obra de arte; es música, es acuarela, es vivir y es recuperarnos.

¿Has jugado a Gris o tenías intención de hacerlo? ¿Interpretaste la historia de la misma manera o has sacado otras conclusiones? ¡Cuéntamelo por aquí o en mis redes sociales!

Una respuesta a «Reseña: Gris, el juego más bonito al que he jugado jamás»

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s